La niña Nadia, que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una escala en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
RM2D268DTLa niña Nadia, que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una escala en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
Las enfermeras cuidan a la niña Nadia, que pesó 7.75 kg después del nacimiento, en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin
RM2D21X7ELas enfermeras cuidan a la niña Nadia, que pesó 7.75 kg después del nacimiento, en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin
La niña Nadia, que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una escala en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
RM2D22WN3La niña Nadia, que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una escala en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
La niña Nadia, que pesó 7.75 kg después del nacimiento, es vista en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
RM2D18ER5La niña Nadia, que pesó 7.75 kg después del nacimiento, es vista en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. Foto tomada el 26 de septiembre de 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
Baby girl Nadia, who weighed 7.75 kg after birth, lies in a maternity ward in the Siberian city of Barnaul September 26, 2007.  One Siberian mother has done more than her fair share to heal Russia's dire population decline. Tatyana Khalina shocked her husband by giving birth to a 7.75 kg (17.1 lbs) baby girl this month, her 12th child.  Picture taken September 26, 2007.   REUTERS/Andrey Kasprishin   (RUSSIA)
RM2D1GFPGBaby girl Nadia, who weighed 7.75 kg after birth, lies in a maternity ward in the Siberian city of Barnaul September 26, 2007. One Siberian mother has done more than her fair share to heal Russia's dire population decline. Tatyana Khalina shocked her husband by giving birth to a 7.75 kg (17.1 lbs) baby girl this month, her 12th child. Picture taken September 26, 2007. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSSIA)
Baby girl Nadia (L), who weighed 7.75 kg (17.1 lbs) after birth, lies in a maternity ward in the Siberian city of Barnaul September 26, 2007. One Siberian mother has done more than her fair share to heal Russia's dire population decline. Tatyana Khalina shocked her husband by giving birth to a 7.75 kg (17.1 lbs) baby girl this month, her 12th child.  REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSSIA)
RM2D26NMKBaby girl Nadia (L), who weighed 7.75 kg (17.1 lbs) after birth, lies in a maternity ward in the Siberian city of Barnaul September 26, 2007. One Siberian mother has done more than her fair share to heal Russia's dire population decline. Tatyana Khalina shocked her husband by giving birth to a 7.75 kg (17.1 lbs) baby girl this month, her 12th child. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSSIA)
La niña Nadia (L), que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)
RM2E6RPAELa niña Nadia (L), que pesó 7.75 kg (17.1 libras) después del nacimiento, se encuentra en una sala de maternidad en la ciudad siberiana de Barnaul el 26 de septiembre de 2007. Una madre siberiana ha hecho más que su parte justa para curar el terrible declive de la población de Rusia. Tatyana Khalina sorprendió a su marido dando a luz a una niña de 7.75 kg (17.1 libras) este mes, su duodécimo hijo. REUTERS/Andrey Kasprishin (RUSIA)